Conjunción de Mercurio, Venus y Júpiter.

Esta tarde (26 de Mayo de 2013) se podrá apreciar una triple conjunción planetaria en el firmamento vespertino. En este caso, los protagonistas son los planetas Mercurio, Venus y Júpiter. Se recomienda comenzar a observar unos 10 o 15 minutos después de la puesta de Sol, en dirección oeste-noroeste y en un lugar con un horizonte muy bajo, pues estos planetas se observarán muy bajos sobre el horizonte, y se esconderán detrás de este dentro de una hora desde la puesta de Sol.

Personalmente, siempre he pensado que lo interesante de las conjunciones es comprender el sistema solar en tres dimensiones, interpretando lo que vemos en el cielo. A continuación, realizaremos este ejercicio para la conjunción de hoy.

¿Qué es una conjunción?

Si buscamos su significado, encontramos “Situación relativa de dos o más planetas u otros cuerpos celestes cuando tienen la misma longitud.” (de wordreference.com). Tal vez esta oración no nos dice mucho. Para explicarlo de manera simple, una conjunción es una alineación  dos o más astros, vistos desde un lugar específico —que generalmente será la Tierra—. En la práctica veremos que estos astros parecieran estar muy cerca unos de otros en el cielo, comúnmente a unos pocos grados. Los astros involucrados en conjunciones son, generalmente, planetas, la Luna y un planeta, una estrella (brillante) y la Luna, o una estrella (brillante) y un planeta.

La conjunción de Mercurio, Venus y Júpiter.

Esta tarde veremos a estos tres planetas en conjunción. Las distancias aparentes entre los planetas será alrededor de dos grados (4 veces el diámetro aparente de la Luna. Como dato, el ancho aparente del dedo índice teniendo el brazo extendido frente a uno corresponde a un grado). La conjunción se observará luego de la puesta de Sol, y en la misma dirección de esta. Es importante notar que la dificultad para observar este evento yace en el brillo que tendrá el cielo durante el crepúsculo, y que ha medida que se oscurece, los planetas comenzarán a acercarse al horizonte para finalmente esconderse.
El planeta de más fácil ubicación es Venus, pues es el objeto más brillante del cielo, luego del Sol y la Luna. Le seguirá Júpiter, que también aparece muy brillante, aunque no como Venus. Finalmente, aparecerá Mercurio, que tendrá un brillo menor que los otros dos planetas, siendo su observación más difícil.

Visualizando el sistema solar en tres dimensiones.

Dadas las distancias a los cuerpos celestes, el cielo nos parece ser una esfera en que todos los objetos están superpuestos en ella, con una apariencia plana, sin profundidad. Sin embargo, una conjunción es una buena oportunidad para entender nuestro sistema solar en 3D. Comencemos con lo que veremos en el cielo. He puesto imágenes de Stellarium (www.stellarium.org) para una latitud de 30°S y 30°N, y que corresponden a la conjunción vista al atardecer. En ambos casos, el Sol está bajo el horizonte y vemos a los tres planetas en conjunción sobre este. Notemos que el norte está hacia la derecha.

Imagen simulada de Stellarium. Conjunción vista desde 30°S, correspondiente a la latitud de La Serena

Conjunción desde los 30°N

La pregunta más importante es ¿cómo podemos ver a tres planetas casi juntos, si cada planeta está a una distancia “casi fija” del Sol? (Recordemos que las órbitas planetarias en el sistema solar son casi circulares). También podemos pensar en ¿cómo podemos ver a Mercurio y Júpiter en una misma zona del cielo, si la distancia de Sol-Júpiter es más de 13 veces la distancia Sol-Mercurio?

Comencemos comprendiendo la posición de los planetas y el Sol. Sabemos que hoy el Sol se encuentra aparentemente cerca de estos planetas, pues acaba de esconderse mientras miramos la conjunción.

Imagen simulada en Celestia. Vemos la Tierra desde el espacio con la zona de Chile y el Pacífico. Además vemos el Sol, y los tres planetas en conjunción.

Detengámonos en la imagen simulada en Celestia: Vemos la Tierra, con la zona de Chile justo después del atardecer (entrando a la zona oscura de la noche). También vemos al Sol, y a la izquierda los tres planetas involucrados. Imagínense que están parados en la costa de Chile, mirando hacia el oeste, hacia el Pacífico. En este caso, su cabeza apunta hacia la izquierda de la imagen, y verían que el Sol se escondió hace poco, y a los planetas acercándose al horizonte a medida que la Tierra rota (de oeste a este).

Dado que Mercurio y Venus están más cerca del Sol que la Tierra, lo normal es que ambos siempre se encuentren relativamente cerca del Sol en el cielo. En particular, Mercurio es el planeta más cercano al Sol y  nunca lo veremos a más de 28 grados del Sol. Esto implica que siempre veremos a Mercurio después de un atardecer, o antes de un amanecer, pero nunca a medianoche. Algo similar ocurre con Venus, con la diferencia de que su distancia real al Sol es mayor que la de Mercurio, por lo que podremos verlo a una distancia aparente de hasta 47 grados del Sol en el cielo, y por ende, hasta más tarde que Mercurio al atardecer, o antes que Mercurio al amanecer. Pueden comparar las distancias y el ángulo entre Mercurio-Tierra-Sol y Venus-Tierra-Sol en la última figura.

Imagen simulada en Celestia, mostrando las órbitas de los planetas en conjunción.

Por otro lado, ¿qué pasa con Júpiter? Este planeta orbita alrededor del Sol a unas 5 veces la distancia Sol-Tierra. Por lo tanto, ver a Júpiter aparentemente cerca del Sol significa que Júpiter está pasando en su órbita por detrás del Sol. La última figura deja esto claro, al mostrar la órbita de los planetas en cuestión.

Finalmente, un lindo ejercicio es ir siguiendo el movimiento de los planetas durante el transcurso de los días. Sobre todo Mercurio y Venus, que tienen movimientos aparentes muy pronunciados en el cielo. Esto se debe en parte a que sus velocidades orbitales son altas por estar más cerca del Sol.

Los programas utilizados para esta entrada son Stellarium y Celestia, ambos de código abierto y gratuitos.

Anuncios

Acerca de Guillermo Damke

Guillermo es de La Serena, Chile, y actualmente reside en el estado de Virginia, en EE. UU. Estudió licenciatura en Física, con mención en astronomía, en la Universidad de La Serena. Posteriormente, completó su magister en astronomía en la Universidad de Virginia, y actualmente es Candidato a Doctor en Astronomía en la misma universidad.
Esta entrada fue publicada en Astronomía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s